La librería -crítica-

null

Directora: Isabel Coixet               

Año: 2017

Intérpretes: Emily Mortimer, Bill Nighy, Patricia Clarkson, Honor Kneafsey, James Lance, Hunter Tremayne, Michael Fitzgerald

Como un relato costumbrista comienza esta nueva película de Isabel Coixet. La llegada de una joven viuda, con la intención de montar una librería, a un pueblo casi perdido de la costa británica da lugar a que la directora nos ofrezca un estudio casi detallado de la sociedad de la época, con las relaciones entre los propios habitantes del lugar y de éstos con los forasteros. Una radiografía exquisitamente ambientada, con un guion sólido de la propia realizadora basado en el libro de la escritora Penelope Fitzgerald y buenas interpretaciones.

De nuevo nos encontramos ante una película de Isabel Coixet donde el universo femenino es estudiado minuciosamente. La disección del personaje de Florence (Emily Mortimer), con una mirada y unos ojos que hablan por sí mismos,  es muy acertada, observamos cómo va cambiando desde el carácter a la sensibilidad de la protagonista según le van ocurriendo ciertas cosas a lo largo de la historia. Un detalle de lo anterior es que durante toda la película, excepto en una escena, Florence aparece con el pelo recogido y la verdad es que no sería igual si todo el metraje fuera con el pelo suelto. De la misma manera ocurre con otros personajes, sobre todo por el interpretado por Bill Nighy (Edmon Brundish), en el que apreciamos un cambio sustancial de carácter según se va relacionando con Florence. Las conversaciones entre ambos son de una calidez, de una ternura y de una admiración que traspasan la pantalla. También quisiera destacar a una niña, Honor Kneafsey (Christine) que tiene una naturalidad y una empatía hacia el espectador que enseguida conquista nuestro afecto.

Tanto las localizaciones naturales como la ambientación de esa época, finales de los 50, que está muy conseguida como dije al inicio, son el marco perfecto para que nuestra protagonista luche con todas sus fuerzas contra la intolerancia, la rigidez de las normas establecidas y contra los que sólo quieren salirse con la suya. Es como si estuviéramos en la Edad Media y Florence fuera el caballero que lucha contra la injusticia. Ella es el soplo de aire fresco en una cerrada sociedad que quiere que el inmovilismo continúe en el pueblo.

En suma, deliciosa película con una mujer luchadora como protagonista que nos conmoverá, nos hará esbozar alguna sonrisa, nos alegrará y nos demostrará que la fortaleza no sólo se tiene en los músculos. Que la soledad no siempre es sinónimo de apatía y aburrimiento y que cualquiera siempre puede luchar por unos ideales, sobre todo si lo hace por el bien de la comunidad.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s