El espejo de los otros -crítica-

Director: Marcos Carnevale                    Año: 2015

Intérpretes: Norma Aleandro, Graciela Borges, Alfredo Casero, Pepe Cibrián, Mauricio Dayub, Julieta Díaz, Luis Machín, Oscar Martínez, Ana Fontán, Marilina Ross

null

Un restaurante argentino (enclavado en una catedral semiderruida) que se llama “El Cenáculo”, prepara cada noche, en la única mesa que tiene, una cena para clientes de todas las edades,  estrato social y condición. El único requisito es reservar con antelación, pues la lista de espera es grande.

Con esta simple premisa, el director y autor del guión Marcos Carnevale, nos ofrece un recorrido por el interior de los comensales. Asistimos a sus frustraciones, envidias, amores, odios, celos o rencores. En las cuatro historias que se desarrollan en “El Cenáculo”, clara referencia a la última cena de Jesús de la que se ve un gran mural en el fondo de la catedral, la muerte sobrevuela, de una u otra forma la escena, unas veces por encargo, otras por circunstancias naturales y alguna que no sabemos de qué forma puede estar incluida. Cada historia, con más o menos comensales, es una situación diferente, a veces con algo de humor negro, que estalla ente nosotros como si un globo se hubiera hinchado mucho y a la mínima presión suelta todo lo que lleva dentro.

Hermanos, amigos, amantes, enamorados, conocidos, toda clase de relaciones se dan cita ante la mesa que, repleta de comida, es tan sólo el nexo de unión de unas personas que quieren vivir una experiencia única, que quieren sacar a la luz sus más escondidos deseos, aunque ello suponga un enfrentamiento con los demás compañeros de mesa. También encontraremos, historias tiernas, emotivas, ilusionantes que, pese a las circunstancias, dan un toque de amargura a la reunión, aunque siempre comprendemos las circunstancias de cada comensal.

Estupendos intérpretes, de los que destacaría a unas inmensas Norma Aleandro y Graciela Borges, un entregado Oscar Martínez, sin olvidar a una recordada Marilina Ross en un papel duro y tierno a la vez que encaja a la perfección con ella y que no puedo desvelar aquí, pero que se entiende cuando se ve la película. La música, acompañamiento importante del film, envuelve cada historia dando un toque específico que apoya la labor de los actores y actrices, así escuchamos desde tangos hasta música clásica, que refuerzan la buena fotografía, oscura y casi lúgubre, que preside las escenas.

Película que ahonda en las frustraciones de las personas, en la incomprensión ante situaciones extremas de la vida, que no es apta para todos los paladares (nunca mejor elegido el símil), desnudando (metafóricamente) a los personajes ante el espectador.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s