Ciudad de los muertos -crítica-

Dirección: Miguel Eek

Intérpretes: Documental

Año: 2019

Productoras: Mosaic Producciones / IB3

Todo lo que rodea a la muerte: tanatorios, cementerios, entierros… tiene un cierto tabú en nuestra sociedad. Nadie queremos hacer ese último viaje y, muchas veces, cuando hablamos del tema con otras personas, pasamos como de puntillas por un camino que no queremos tratar abiertamente.

En esta película documental, el director nos traslada a un mundo que pocos conocen, que casi nadie piensa, pero que se encuentra ahí, los cementerios/tanatorios, en este caso el de Palma de Mallorca donde, a través de sus trabajadores, entenderemos mejor todo lo que rodea al fallecimiento de una persona.

Con las cámaras a modo de notario, rodado con delicadeza y respeto, descubrimos este universo donde lo que para cualquiera de nosotros sería algo muy fuerte, para los empleados de esta gran “ciudad” es algo natural, que realizan con cariño, esmero y profesionalidad, ofreciendo una visión nunca antes vista en una pantalla de cine, si bien al principio nos impone como espectadores, con el paso de los minutos hasta esbozamos alguna sonrisa con las ocurrencias y conversaciones que vemos, integrándonos en esa pequeña urbe que tiene vida propia.

Empezando por el título, que me parece muy acertado, continuamos por la disección que Miguel Eek nos hace de los diferentes departamentos del cementerio, en los que sus trabajadores cumplen sus cometidos, como cualquier otro lo haría en una fábrica, empresa o industria. Por medio de un rodaje ágil, sin meterse en medio de la escena, conoceremos las vidas de los operarios de las diferentes secciones, desde los que acondicionan a los cadáveres para su última travesía, hasta los jardineros que cuidan las plantas, pasando por las señoras de la limpieza y los que tratan con los familiares. Todos ellos nos van resultando familiares, nos encontramos con que su naturalidad supera cualquier reticencia que pudieran tener al trabajar en este lugar, al que nadie quiere llegar, pero que todos de una u otra forma llegaremos algún día.

Interesante película que muestra lo que rodea a la muerte desde otro punto de vista, sin ofender a nadie, pero con intensidad y realismo, dentro de una naturalidad que sabe sacar lo mejor de los distintos trabajadores en esta Ciudad de los muertos.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.