Casi 40 -crítica-

Casi 40Director: David Trueba

Intérpretes: Fernando Ramallo, Lucía Jiménez, Vito Sanz, Carolina África

Año: 2018

Distribuye: Avalon  

Esta película no es de carretera, pese a que desarrolla mucho tiempo en ella; no es musical, pese a que se interpretan varias canciones; no es un drama, pese a que en ciertos momentos el desastre parece asomar; y no es una comedia, pese a las sonrisas que levanta varias veces. Esta película es la vida real.

Ya nos tenía acostumbrados David Trueba a unos guiones con las tres eses: sobrios, sólidos y sinceros. En esta ocasión no es menos y nos vuelve a deslumbrar con otra historia donde todo lo que vemos es totalmente reconocible en nuestro entorno. Una pareja, cercana a los 40 años, se vuelve a reunir después de bastantes años para realizar una modesta gira musical por varios lugares de Extremadura y Castilla y León. Él (Fernando Ramallo), que ahora trabaja vendiendo cosméticos, quiere relanzar la carrera de Ella (Lucía Jiménez), que fue cantante de éxito y ahora está retirada de la escena.

A través de ese viaje, en una furgoneta que sirve de nexo de unión en la vida de ambos, conoceremos su pasado, su presente y atisbaremos su futuro. Sabremos el porqué de la situación de cada uno. Por medio de conversaciones, bien intrascendentes o más profundas, desnudarán sus almas ante los espectadores para irse e ir descubriendo de qué manera afecta el paso del tiempo a las personas. Veremos como la famosa crisis de los 40, algo de la que todos hablan, afecta a nuestros protagonistas mientras que los recuerdos fluyen entre viajes, canciones, confesiones y comidas (si, comidas, pues hacía mucho tiempo que no veía en una película comer de verdad, mientras que se hacía una escena, lo que da aún más realismo y sinceridad a lo que vemos).

Actuaciones muy destacadas y sinceras de la pareja protagonista, donde Fernando Ramallo que da vida a un solitario y antiguo enamorado de la protagonista, y Lucía Jiménez, que canta en directo varias canciones importantes en la trama, nos abren su interior como si estuvieran en el diván de cualquier psicoanalista.

Película intimista, real, cargada de recuerdos que, con un guion inteligente y fresco, es una reflexión sobre los 40 años de las personas, algo que muchos temen al llegar a ellos y otros los sobrepasan sin pensar en esa cifra.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s