Granny’s Dancing on the Table -crítica-

Granny's Dancing on the TableDirectora: Hanna Sköld

Intérpretes: Blanca Engström, Lennart Jähkel

Año: 2015

Distribuye: Cocodrila Films     

Las relaciones familiares siempre han sido una buena fuente de inspiración para el cine. En esta ocasión no son menos, pues la historia que nos cuenta la directora y guionista se centra en las difíciles relaciones entre un padre y una hija adolescente.

Con una forma narrativa original, ya que mezcla la imagen real con la animación stop-motion, vamos descubriendo la vida pasada y presente de ese padre y esa hija que viven aislados en el bosque para, según el padre, “preservar a su querida hija de la maldad de la sociedad”. Pero el aislamiento físico, alejados de cualquier atisbo de civilización, conlleva otro aislamiento más duro, el psicológico, pues el progenitor, a través de sus estrictas normas y condiciones provoca en la joven Eini (de tan sólo 13 años) un rechazo y una desilusión que se refleja en la monótona vida que lleva en medio de la nada.

Tan sólo a base de recuerdos, la parte que está en stop-motion y que contiene algunas de las escenas más fuertes de la película (que sería casi imposible rodarlas con personas de carne y hueso), la joven intenta evadirse de un agobio que supone su padre y su disciplina casi militar.

Dos personalidades muy diferentes confluyen en esa aislada casa, la soledad, el sufrimiento y la incomunicación de Eini, se encuentran reflejadas en las formas, los gestos y la mirada triste de esta, mientras que el poder, la fuerza y violencia aparecen en casi todas las acciones del progenitor. Un choque de personalidades y caracteres que, por desgracia, sospechamos de qué lado caerá.

Pese a todo, la ilusión de Eini por mantener su mente despierta, mientras trabaja en la granja para poder subsistir, es el asa donde se agarra para no hundirse en las profundidades de la desesperación y la violencia.

Original película, que no es apta para todo el mundo, llena de simbolismos donde la fe en la redención es la fuerza que impulsa a nuestra protagonista a luchar con todas sus fuerzas, dentro de esa isla que es su hogar, para conseguir escapar de todo lo malo de la sociedad (según su padre), pero que ella empieza a comprender que más allá de los árboles que rodean su casa se encuentra una nueva vida.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s