Demonios tus ojos -crítica-

null

Director: Pedro Aguilera              Año: 2017

Intérpretes: Ivana Baquero, Julio Perillán, Lucía Guerrero, Nicolás Coronado, Elisabet Gelabert, Juan Pablo Shuk      

La historia comienza cuando alguien ve algo que no debería haber visto. Un director de cine que vive en Los Ángeles, descubre una noche en una web erótica que la protagonista de uno de los explícitos vídeos es su hermana pequeña. Sorprendido y confuso viaja a Madrid, tras varios años sin visitar a su familia. Comenzando así una búsqueda obsesiva de respuestas, un viaje íntimo hacia su turbación y la verdad de la imagen.

Con este impactante empiece el director y Juan Carlos Sampedro (ambos autores del guion) nos ofrecen una sorprendente historia de obsesiones, intrigas, pasiones, engaños… que no dejarán indiferente a ningún espectador.

Los fantasmas internos de los personajes salen a relucir presentándonos sus vidas como una película donde cada uno intenta llevar la verdad a su terreno, donde sus mundos están pendientes de un hilo que se puede romper en cualquier momento, pero ninguno puede hacer nada por remediarlo. La observación, las miradas de los protagonistas, de ahí los impresionantes primeros planos de los actores, llevan al espectador por caminos oscuros, donde el morbo, la necesidad imperiosa de saber de otra persona, golpean la mente del protagonista que no sabe (o no quiere saberlo) si su actitud está bien o está mal.

Esta película continúa, en cierta medida, con la buena salud del cine español, llevándonos a descubrir situaciones que, no por esporádicas, no dejan de ser reales. Se puede decir que con guionistas y/o directores como Pedro Aguilera, el futuro de nuestro cine está bien asegurado.

Los protagonistas principales Ivana Baquero y Julio Perillán, que están soberbios, dan total credibilidad a esa pareja donde el amor y el odio fluctúan como una veleta agitada por el viento. Sus personajes tienen una intensidad que sobrecoge a quien ve la película. Los premios obtenidos en el pasado Festival de Málaga, para ambos, no hacen sino corroborar el reconocimiento a una actuación impecable.

Película dura, a veces incómoda, con regusto amargo, que nos habla de hasta qué punto la obsesión por una persona nos puede alterar totalmente la vida, pese a querer (o quizá no) intentar salir de la espiral en que nos hemos metido.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s