Fences -crítica-

Director: Denzel Washington                 Año: 2016

Intérpretes: Denzel Washington, Viola Davis, Jovan Adepo, Stephen McKinley Henderson, Russell Hornsby, Mykelti Williamson, Saniyya Sidney

fences-1

Escribo estas líneas dos días antes de la entrega de los Oscar® en la edición de 2017. Con ello quiero decir que mi opinión sobre la actuación de los dos protagonistas no está condicionada.

Estamos ante un intenso drama ambientado en la ciudad de Pittsburg en los años 50. Allí, un hombre que intentó ser un jugador de béisbol pero que no pudo dedicarse a ello porque en su época no admitían a jugadores negros, se dedica a trabajar recogiendo basura, mientras que intenta ser un buen padre y marido.

Basada en la obra de teatro del mismo nombre, escrita por August Wilson, que también interpretaron en el teatro los dos principales protagonistas que la película, asistimos a la lucha diaria de este padre de familia por sacar adelante una familia, en una época donde la escasez, la discriminación racial y la falta de recursos marcaban a la sociedad.

Con una interpretación vibrante, dura y entregada Denzel Washington recrea a ese cabeza de familia que, pese a los reveses del destino, siempre está alegre y cariñoso con su mujer e hijos. Le da perfectamente la réplica una abnegada e intensa Viola Davis, en el rol de madre preocupada por su familia y capaz de estirar el poco sueldo que entra en la casa, para hacer milagros. Ambos bordan sus papeles, notándose que los dominan perfectamente desde que interpretaron la obra de teatro en Broadway. Por ello desde aquí aventuro un Oscar® para cada uno, como actor principal para él y como secundaria (sobre todo por su alegato final excelente) para ella.

Los conflictos familiares, que poco a poco van apareciendo en la historia, nos llegan a lo más profundo de nuestro corazón. Las conversaciones entre los miembros de la familia están perfectamente reflejadas por la cámara del director que sabe sacar todo el potencial a los intérpretes, en unos momentos descarnados, vivos, que tocan nuestra fibra ofreciendo toda la desilusión y desencanto de unas personas que quieren salir del pozo al que parece que están abocados.

Pese a que se nota la procedencia teatral varias veces, no influye para nada este detalle, pues lo interesante, lo que nos cautiva, son las conversaciones entre los distintos protagonistas para descubrirnos su verdad interior, su intento de salvación en esa sociedad donde la familia, la amistad, las relaciones paterno filiales y el trabajo digno deberían estar por encima de todo.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s