Lo que de verdad importa -crítica-

Director: Paco Arango                  Año: 2016

Intérpretes: Oliver Jackson-Cohen, Camilla Luddington, Jonathan Pryce, Jorge García, Kaitlyn Bernard, Shaun Clarke, Jackie Torrens, Chris Lawrence

lo-que-de-verdad-importa-1-web

Nunca pongo nota a las películas de las que hago la crítica pero esta vez, y por lo especial del tema, voy a dar la máxima puntuación a esta película. El hecho de que el 100% de la recaudación se destine a ayudar a niños con cáncer puede más que cualquier otro motivo técnico, estético o cinematográfico.

Historia de Alec, un ingeniero mecánico inglés incapaz de poner en orden su vida. Cuando su tienda de reparación de aparatos electrónicos “El curandero” está a punto de quebrar, un familiar que nunca supo que tenía se ofrece a solucionar sus problemas a cambio de que se traslade un año a Nueva Escocia (Canadá), el lugar de origen de sus antepasados. Allí descubrirá que a su alrededor comienzan a suceder las cosas más incomprensibles.

Segundo largometraje de Paco Arango, tras Maktub, que también aborda el tema de las personas con problemas de salud. En esta ocasión, nos lleva a los bellos paisajes de Nueva Escocia para contarnos una historia emotiva, con toques de humor que nos cautiva desde el primer momento. Asistimos al viaje interior del protagonista que, de ser un “cabeza loca” pasa a preguntarse si todo lo que ocurre a su alrededor es culpa suya o no.

Película que crea un estado emocional muy agradable mientras la estamos viendo, que nos hace identificarnos con la historia y que nos hace sentir mejor persona cuando llegan los títulos de crédito y vemos a los muchos niños enfermos, a los que va destinada la recaudación, disfrutar en los campamentos de verano que creo el actor Paul Newman (a quién va dedicado el film).

Poco más voy a decir del aspecto técnico pues aunque está correctamente rodada, lo que importa es el fin para el que se ha hecho, cuenta con unas interpretaciones muy creíbles de los protagonistas, pero quisiera destacar a Kaitlyn Bernard, una joven actriz que llena la pantalla cada vez que aparece y da a su personaje una frescura y delicadeza que, enseguida, causa empatía con el espectador.

Film entrañable, divertido que sabe tocar la fibra emocional del público y que, pese a no tener una estatuilla dorada, un oso, una concha de oro o una espiga en sus estanterías, cuenta con un galardón más importante: un sitio en la vitrina de nuestro corazón ¡Hay que verla!

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s