Eddie el águila -crítica-

Director: Dexter Fletcher              Año: 2016

Intérpretes: Taron Egerton, Hugh Jackman, Christopher Walken, Keith Allen, Jim Broadbent, Tim McInnerny, Jo Hartley

EF6B6155.CR2

Basada en hechos reales, la película narra la lucha por conseguir convertirse en saltador de esquí del británico Michael Edwards (Taron Egerton), “Eddie el águila” como llegó a ser conocido.

Con una infancia sin poder practicar mucho deporte por problemas en sus rodillas, cuando llego a la juventud quiso ser esquiador pero no fue aceptado por su federación por su poca aptitud a los esquís. Como no quería dejar el deporte blanco se le ocurrió convertirse en el segundo británico que lograra participar en una Olimpiada de Invierno en saltos de esquí. Así que, ni corto ni perezoso, comienza una lucha contra el mundo para conseguir su ansiado sueño. Para ello se marcha a Alemania, donde se practica la modalidad que Eddie quiere aprender. Pero los comienzos no son fáciles, sin dinero, sin trabajo y sin alojamiento, aunque con mucha ilusión bajo el brazo, empieza a practicar los saltos de esquí por su cuenta hasta que se topa con un antiguo saltador (Hugh Jackman) con el que mantiene una relación de amistad/enfrentamiento, debido a los diferentes puntos de vista de ambos respecto a los saltos de trampolín.

Historia sobre la consecución de una meta por las personas, sobre cómo afrontar los reveses del destino para intentar lograr algo que se ha soñado. La torpeza inicial de nuestro protagonista no le desmoraliza ni logra desmotivarle para luchar por un puesto en las Olimpiadas de Invierno.

Cuando conoce al entrenador, un hombre desencantado de la vida, huraño y apegado a una petaca llena de licor, se producirá una chispa entre ambos, en un principio como una repulsión, pero poco a poco se tornará en amistad hasta desembocar en una lucha conjunta por participar en los Juegos Olímpicos de Invierno de Calgary (Canadá) en 1988.

El afán de superación del discípulo y su inquebrantable voluntad frente a la adversidad contrasta con la pocas ganas de enseñar del maestro, que sigue pensando que lo que quiere conseguir Eddie es poco menos que una utopía, aunque le tutela para ese fin, ya que en el fondo le recuerda a si mismo cuando participaba en la alta competición.

Pese a ser casi un monográfico sobre los saltos de esquí, el film no se hace pesado debido a la agilidad y frescura con que está contado todo lo relacionado con el protagonista: sus padres, la federación británica de esquí, su aventura alemana, la relación con el entrenador y la ilusión por ver escrito su nombre entre los participantes de Calgary’88.

Película entretenida que muestra que la superación y el sacrificio llevan a conseguir metas, a priori, inalcanzables.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s