Freeheld, un amor incondicional -crítica-

Director: Peter Sollett        Año: 2015

Intérpretes: Julianne Moore, Ellen Page, Michael Shannon, Steve Carell

DSC_4314.NEF

Ahora que cualquier relación sentimental está aceptada, normalizada y legislada en casi todo el mundo (siempre hay excepciones), los sucesos que narra esta película contribuyen a recordar que no siempre fue así y expresan lo que tuvieron que pasar la pareja protagonista para conseguir algo que hoy no tiene discusión. Los hechos, ocurridos realmente en 2005, nos presentan a una oficial de policía (Julianne Moore) del estado de Nueva Jersey (EEUU) que, tras serle diagnosticado un cáncer, lucha contra las leyes de esa época para que su pensión pueda ir a su pareja (Ellen Page), ya que entonces aún no existía el matrimonio entre personas de igual sexo en aquel estado.

Los esfuerzos por conseguir una igualdad de trato, el acomodamiento de la sociedad reflejada en los funcionarios que deben estudiar su caso, el propio miedo de la protagonista a que se descubra su inclinación sexual, hacen que comprobemos todo lo que han tenido que pasar estas parejas hasta conseguir unos derechos como cualquier otra.

Lo que comienza como una aventura sexual, va fraguando poco a poco hasta convertirse en un amor verdadero. Aunque todos imaginamos como va a acabar esta historia de amor (dramáticamente), no quita para que el espectador se emocione en ciertos momentos del film.

La historia de amor entre ambas mujeres está presentada como una introducción a los problemas legales, la lucha por conseguir justicia y la vista ante las autoridades locales. Es aquí donde se expresan los miedos, los problemas y la soledad ante lo que ambas mujeres creen que no podrán conseguir.

Julianne Moore hace una buena interpretación, sin propensión a la sobreactuación, que en algún momento toca nuestro corazón. Ellen Page, con menos protagonismo, también encaja en su papel de compañera sentimental entregada y solidaria. Michael Shannon, compañero de la protagonista, uno de los pocos que inicialmente la apoya, está sobrio y creíble tanto en su papel de policía recto como de amigo comprensivo ante la situación que vive su compañera. El cómico Steve Carell sorprende en una interpretación de activista judío que moviliza a la sociedad para protestar por la injusticia que se está cometiendo.

Película denuncia, conmovedora en algún pasaje, que quiere expresar lo que han tenido que luchar todas las parejas del mismo sexo por alcanzar una igualdad que antes no existía.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.