El río de la ira -crítica-

Dirección: Randall Emmett

Intérpretes: Robert de Niro, Jack Huston, Willa Fitzgerald, John Malkovich, Quavo, Lindsay Pulsipher

Año: 2022

Distribuye: Inopia Films

Con un comienzo impactante empieza esta película donde dos grandes del cine norteamericano, Robert de Niro y John Malkovich, dejan su sello de saber hacer y enganchan al espectador en cada una de sus apariciones que, pese a ser unos personajes secundarios, no por ello son menos importantes para el desarrollo de la historia.

La trama se centra en Shelby John (Jack Huston) y su esposa Ruby (Willa Fitzgerald) una pareja que vive momentos delicados por sus problemas con las drogas, pero que quieren dar un giro radical a su vida y empezar de cero, con el apoyo de su cuñado Peter (John Malkovich), en un intento de salir del pozo al que se están asomando. Cuando un terrible suceso destroza la nueva vida del matrimonio, Shelby John decide vengarse de los que les han hecho daño y comienza la búsqueda de todos los eslabones de la cadena del tráfico de drogas, seguido muy de cerca por el sheriff (Robert de Niro) en un intento de detener lo que se presume un sangriento y brutal baño de sangre.

Con una cuidada fotografía el director nos va presentando los protagonistas en unas tranquilas escenas, algunas llenas de simbología y poesía, para describir la vida de los habitantes de ese pequeño pueblo donde casi nunca pasa nada. Para ir aumentando la tensión, tanto de los personajes como del espectador, que sabe que toda esa calma que vemos está a punto de saltar por los aires a la mínima excusa.

Temas como el amor, el deseo de superación, la amargura, el miedo, van apareciendo a lo largo de la trama para describir a cada persona, desde el matrimonio protagonista que quiere salir de su infierno particular, hasta el sheriff que vive una apacible existencia, pasando por el cuñado, con dinero, que intenta ayudar a los esposos.

Historia de venganza, de rencor, que nos habla de los recuerdos del pasado, de cómo afectan a las personas y como influyen en las elecciones que todos tomamos en momentos decisivos de nuestras vidas. Con unos secundarios de lujo, de Niro y Malkovich, que llenan la pantalla cada vez que aparecen, demostrando que “quién tuvo… retuvo”, sin olvidar al resto de intérpretes, que hacen que nos enganchemos a la trama desde el principio, para vivir junto a ellos esos momentos de tensión, violencia y redención.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.