Okko, el hostal y sus fantasmas -crítica-

Dirección: Kitarô Kôsaka

Intérpretes: Animación

Año: 2018

Distribuye: Cinemaran

La animación japonesa siempre es muy reconocible cuando vemos una película en la pantalla. Esos trazos sencillos, pero firmes, ese color cálido y vivo y el uso, a menudo, de la cámara lenta para resaltar algunas partes de la historia, no faltan en esta película familiar, donde una niña, que queda huérfana, tras perder a sus padres en un accidente de coche, se traslada a vivir con su abuela a un “roykan” (alojamiento tradicional japonés, en este caso con aguas termales). Allí, la joven Okko, comienza su aprendizaje para, en un futuro, poder dirigir el establecimiento.    

Con un inicio donde la niña y sus padres disfrutan de unas vacaciones, que más adelante encaja perfectamente en la historia, nos adentramos en la vida de Okko desde que llega al “roykan” y empieza para ella una nueva vida. En su nuevo hogar conoce a unos divertidos y traviesos fantasmas, que sólo ella ve que, cual Pepito Grillo de Pinocho, se convierten en su conciencia, en su ayuda y en sus compañeros de aventuras.

La película es un canto a la amistad (de Okko, con los fantasmas –sobre todo con Uribo-), a la familia (a través de emotivos recuerdos de los padres y a la relación con la abuela) y a la responsabilidad (por medio del aprendizaje para llevar el negocio). Todo explicado de forma natural, con algún momento cómico, otros más serios y mucha acción a través de las correrías de Okko en el colegio, con otra niña vecina (que regenta otro hostal), de sus pensamientos y de la responsabilidad que va adquiriendo mientras se esfuerza por aprender el funcionamiento del hotel.

A través de unos diálogos ingeniosos, de una animación muy cuidada, con una música que realza algunos momentos especiales  y un guion bastante sólido, entramos en el mundo de la pequeña que debe crecer más rápido de lo normal, para sobreponerse a la falta de los padres, volcándose en trabajar, jugar (puesto que es una niña), aprender, ayudar a los demás y, sobre todo, entender que la vida es una constante lucha por ser feliz y hacer felices a los demás.

Película entrañable, divertida, con alguna gota de emoción, que transmite una educación  en los valores tradicionales y que gustará tanto a pequeños como mayores, por la delicadeza con que plasma las diferentes situaciones.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.