Cambio de reinas -crítica-

Juliane Lepoureau

Dirección: Marc Dugain

Intérpretes: Lambert Wilson, Anamaria Vartolomei, Olivier Gourmet, Cartherine Mouchet, Kacey Mottet Klein, Igor Van Dessel, Juliane Lepoureau

Año: 2017

Distribuye: Surtsey Films

Los dramas históricos llevados al cine siempre nos han ayudado a comprender mejor los entresijos de las diferentes épocas que retrataban aunque, siempre o casi siempre, los guionistas y directores aportaban su particular visión de los acontecimientos, usando mayor o menor rigor, pasando por algunos pasajes de puntillas o centrándose en un único suceso.

En esta ocasión el director Marc Dugain nos refleja unos acontecimientos ocurridos entre España y Francia en pleno siglo XVIII. El regente de Francia, Felipe de Orleans, pone en marcha un plan para afianzar la paz entre ambos países. Casará a su hija adolescente (12 años) con Luis I (heredero del trono español) y a Luis XV (próximo rey de Francia) con Mariana Victoria (4 años), Infanta de España.

Con esa premisa comienza esta historia sobre un grupo de niños/adolescentes que tuvieron en sus manos, de una u otra manera, el gobierno de dos países tan importantes como España y Francia. Los cuatro jóvenes protagonistas Igor Van Dessel (Luis XV), Luisa Isabel de Orleans (Anamaria Vartolomei), Luis I (Kacey Mottet Klein) y Mariana Victoria (Juliane Lepoureau) son los cuatro pilares sobre los que se asienta este episodio histórico que nos sirve, entre otras cosas, para comprender la manera de funcionar de las distintas cortes reales, de comprobar que cuando había que realizar una alianza con cualquier país, no importaba la edad ni la opinión de los elegidos para tal fin y para descubrir que, el sacrificio que se pedía a los futuros consortes no siempre era el adecuado a los sentimientos que tenían.

Las intrigas cortesanas, los miedos de los allegados a los reyes, el peloteo hacia los más altos rangos, están perfectamente definidos en la pantalla, mientras vemos el boato, los modales rígidos (alguno no tanto) y las espaciosas estancias palaciegas. Observamos cómo los cuatro jóvenes viven sus miedos, sus rebeldías, sus ilusiones y sus pasiones, tras recibir la noticia de sus futuros matrimonios. Su libertad debe estar por debajo de su deber, sus parejas les son impuestas por el bien del estado y sus juegos de niños (para algunos) son cambiados por un duro protocolo, del que no pueden escapar.

Además de los cuatro jóvenes antes citados, que para mí son lo mejor del film, con mención especial a Juliane Lepoureau que transmite pureza e inocencia en sus escenas, el grupo de intérpretes adultos ayuda a completar este retrato de una etapa histórica donde las apariencias, el interés y las maquinaciones, movían las diferentes dinastías, sin importar el sentir de los diferentes herederos. Todo arropado por una excelente fotografía, un vestuario muy cuidado, unos esplendorosos decorados y una música que, sin pasarse, pone el punto exacto de delicadeza a esta película que aborda un periodo importante en la tradición de ambos países.           

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.