El mejor verano de mi vida -crítica-

Director: Dani de la Orden   El mejor verano de mi vida

Intérpretes: Leo Harlem, Toni Acosta, Maggie Civantos, Jordi Sánchez, Isabel Ordaz, Salva Reina, Arturo Valls, Gracia Olayo, Berto Romero, Silvia Abril, Mariam Hernández

Año: 2018       Distribuye: A Contracorriente Films  

Calor, vacaciones, aventuras, risas, sorpresas, diversión, fiestas, viajes… todas esas palabras (y alguna más que seguro se me olvidó) definen a la perfección al verano, y las podemos encontrar en esta película para toda la familia que ha dirigido Dani de la Orden un joven, pero no por ello menos profesional,  realizador que se desenvuelve en la comedia como pez en el agua (nueva frase ad hoc), no en vano sus tres anteriores largometrajes también abordaban este género en mayor o menor grado.

La película nos narra la vida de Curro (Leo Harlem), un fantasioso vendedor de robots de cocina al que el trabajo no le va demasiado bien. En plena crisis de pareja y con fuertes deudas hace una promesa que no puede cumplir: si su hijo Nico (Alejandro Serrano) de 9 años saca todo sobresaliente, le llevará a unas vacaciones de verano inolvidables. El niño lo consigue y padre e hijo emprenden un viaje que les llevará a conocer gente y vivir situaciones que jamás hubiesen imaginado y que cambiarán sus vidas.

Enfoque sobre las relaciones paterno filiales, de cómo el amor de un padre por su hijo le lleva a prometer algo que, en el fondo, sabe que no podrá cumplir, lo que desembocará en un alucinante, divertido y reconciliador viaje veraniego donde las experiencias que viven les unirán más aún ante el cúmulo de adversidades que parecen les persiguen.

Con un amplio y conocido reparto, algo común en sus películas, el director nos habla de los valores familiares, del cumplimiento de las promesas por encima de todo y de la lucha por hacer realidad el sueño de un niño pese a las dificultades que se encuentra el protagonista a lo largo del camino. Todo acompañado de divertidas situaciones, de tiernas escenas y de alguna que otra alocada persecución tipo cine cómico. Destaca un Leo Harlem que da vida a un padre, imaginativo y un poco caradura, que lo único que quiere es ver feliz a su hijo a toda costa. También Toni Acosta, la madre sindicalista y pragmática, encaja en su papel al igual que el resto del elenco. Pero quisiera hacer mención especial a la pareja de niños, Alejandro Serrano y Stephanie Gil, que ofrecen una gran soltura y naturalidad a sus intervenciones, dando frescura a las escenas donde aparecen, para lograr enseguida una complicidad con el espectador.

En definitiva, El mejor verano de mi vida es una divertida película familiar que nos traerá recuerdos de nuestras vacaciones, que nos mantendrá con una sonrisa durante toda la proyección y que no defraudará a quién vaya a verla, eso sí, acompañado de los más jóvenes de la casa, pues mientras que éstos pasarán un rato muy agradable, los adultos verán el lado humano de las personas, la parte más personal y tierna de un padre que se embarca en un viaje hacia el reencuentro tanto familiar como personal.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s