Como la espuma -crítica-

Como la espuma (2)

Director: Roberto Pérez Toledo

Año: 2017

Intérpretes: Sara Sálamo, Diego Martínez, Nacho San José, Carlo D´Ursi, Javier Ballesteros, María Cotiello, Pepe Ocio, Sergio Torrico, Elisa Matilla, Adrián Expósito   

Una vieja mansión. Un plan B condenado a  desmadrarse. Una orgía improvisada… Y, de pronto, un montón de historias de amor, desamor, reencuentro y descubrimiento. Del amanecer al atardecer, una quincena de protagonistas vivirán una experiencia sexual y emocional que les cambiará la vida. Con este argumento se presenta el segundo largometraje de Roberto Pérez Toledo, un director y guionista que domina perfectamente el corto y que aquí nos demuestra que también lo hace con los largometrajes.

Estudio sobre los comportamientos de las personas en un ambiente que, pese a no ser de los más normales para reunirles, saca a relucir sus miedos e ilusiones a la hora de encontrarse a sí mismos, de una manera real, fresca, divertida y sincera aunque con algún toque de dureza.

Un grupo de hombres y mujeres con los caracteres más dispares: desinhibidos, tímidos, lanzados, reprimidos, jóvenes, mayores, ligones, novatos, son diseccionados a través de la cámara, que ejerce de diván de psicoanalista, para presentar al espectador los sentimientos ocultos de cada uno de ellos, bajo una capa de falsa libertad que les confiere la fiesta en la que están reunidos.

Las diferentes situaciones pasan ante nuestros ojos a una gran velocidad, conocemos los problemas y proyectos de cada protagonista o grupo de protagonistas, así desde el joven que nunca ha estado con una mujer hasta el matrimonio que busca nuevas experiencias para salvar la pareja, pasando por el dueño de la casa (en silla de ruedas por un suceso acaecido tiempo atrás) que se reencuentra con alguien de su pasado, todos están perfectamente dibujados. Sus dudas y esperanzas aparecen frente a la cámara permitiéndonos compartir con ellos esos momentos, a veces bastante íntimos, descubriendo experiencias que muchos nunca antes habían vivido.

En cuanto a los actores, conocidos y menos conocidos, no quiero resaltar a ninguno pues al ser una obra coral, lo que importa es el conjunto y el resultado final, cosa que logra el director con una buena y ágil dirección. Resaltando la frescura en las muchas escenas que vemos, pues es difícil, con tantos intérpretes, dar vivacidad a la narración sin que parezca forzada y Roberto Pérez Toledo lo consigue.

Película sobre las inquietudes de las personas, sobre la menara de conseguir una meta (física o espiritual) y de qué forma estar entre un grupo de gente en ciertas situaciones (en este caso una orgía) puede hacer que, Como la espuma, oculte las imperfecciones de esos hombres y mujeres para llegar a conseguir ser lo que cada uno desea.

Acerca de Luis Alberto Jiménez

Me gusta el cine y todo lo relacionado con él. Autor del libro "La discapacidad en el cine en 363 películas". Colaborador de Onda Cero Madrid Norte, con un espacio de "Cultura de Cine" y de la revista "Versión Original" de Cáceres, donde cada mes hablo sobre una película relacionada con un tema que propone la dirección.
Esta entrada fue publicada en Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s